Dile Adiós Al Cabello Maltratado

La contaminación, el secador, la plancha, las tenazas, el tinte, todos son enemigos declarados de tu cabello, aun así, no podemos evitar caer en la tentación, y los seguimos usando, aunque nuestro cabello luzca cada vez más reseco.

Sin embargo, todas hemos llegado a un punto en el que no soportamos más el aspecto poco saludable de nuestro cabello. Es aquí cuando comenzamos con la desesperada búsqueda de soluciones rápidas. Es por ello que el internet es nuevamente nuestra salvación, donde podemos encontrar todos los ingredientes necesarios y las propiedades de cada uno.

Los remedios caseros son una demostración de amor para tu cabello, así que cuando aplicamos mascarillas hidratantes le damos un respiro, un descanso después de tanto maltrato.

Entre los tratamientos más famosos están las mascarillas hidratantes, estas suelen aplicarse antes de la ducha, existen muchas variedades y los ingredientes más comunes que se suelen utilizar son el aceite de oliva, el aguacate y el huevo.

Para los cabellos grasos son recomendables las mascarillas de arcilla, sí dije arcilla, esta le dará un efecto de secado.

Por su parte los aceites esenciales son grandes aliados en tu lucha contra el cabello maltratado.

Escoge el que se adapte a tus necesidades, y aplícalo antes de dormir de medios a puntas, dependiendo de tu tipo de cabello lo puedes recoger, trenzarlo o utilizar un gorro para que tu propio calor corporal ayude a la reparación.

Agua, es el gran y único secreto de belleza indispensable, una buena hidratación es la clave para la belleza en general, ayuda a la salud de la piel y el cabello.

La constancia en los cuidados hará la diferencia, aplica unas gotas del aceite en las puntas todas las noches, hazte una mascarilla hidratante una vez por semana.

Si después de aplicar todas las mascarillas y aceites que encontraste tu cabello sigue sin presentar mejoría, es hora de ir al salón y solicitar un corte, algo no muy radical, solo pide que remuevan las puntas dañadas.

A pesar de todas las acciones que tomes, las previsiones y tratamientos que uses, no verás ninguna mejoría hasta que disminuyas el uso de los ya mencionados artefactos dañinos. Recuerda que fueron ellos en primer lugar quienes causaron los daños, así que el enemigo está en casa.

No tienes que dejar de usarlos por completo, basta con disminuir su uso a lo justo y necesario.

Eres la encargada de darle una nueva vida a tu cabello, de mostrarle al mundo lo hermoso y saludable que es.

Deja tu Opinion